miércoles, 17 de mayo de 2017

SI. Podemos grabar a nuestro superior o a nuestro compañero si somos víctimas de Mobbing

MobbingMadrid SI. Podemos grabar a nuestro superior o a nuestro compañero si somos víctimas de Mobbing

SI. Podemos grabar a nuestro superior o a nuestro compañero si somos víctimas de Mobbing

Si sufrimos mobbing, ya sea por parte de nuestro jefe o de otro/s compañero/s, lo primero que debemos hacer es recabar pruebas que demuestren esa situación. 

¿Servirían como prueba en un procedimiento judicial las grabaciones tomadas desde nuestro dispositivo móvil?

Debemos distinguir dos tipos de grabaciones:
·        Si somos parte de esa grabación, si grabamos una conversación con nuestro jefe, es decir, en esa filmación aparecemos nosotros y nuestro jefe, sería totalmente lícito presentarlo como prueba en un juicio. 
·        Si no somos parte de esa conversación, por ejemplo grabar una conversación entre nuestro jefe y otro compañero en la que no somos parte. El Código Penal castiga en su articulado este tipo de conductas y, por lo tanto, ningún juez admitirá esta prueba. 
Gracias a las tecnologías de hoy en día, realizar grabaciones ocultas es tarea fácil. Un simple reproductor de MP3 tiene la capacidad de grabar durante varias horas, y se puede llevar perfectamente en el bolsillo de la chaqueta o de la camisa sin que adviertan su presencia. Los teléfonos móviles también suelen incorporar esta función.

¿Es legal grabar conversaciones sin que lo sepa nuestro interlocutor para aportarlas como prueba ante un juez?.

Lo es, siempre y cuando participes en dichas conversaciones y no se traten intimidades personales de la persona grabada.

¿La grabación de conversaciones es prueba válida en un juicio?

 “La grabación de una conversación por uno de los intervinientes, sin afectar a reservas de intimidad de los otros, y al mismo tiempo haciéndose la grabación para ser utilizada como prueba del que graba, es una prueba válida pues ningún derecho fundamental de los otros vulnera, y al mismo tiempo sirve al ejercicio del derecho fundamental de tutela judicial (derecho a la prueba, art. 24, 2 CE) del que graba”

¿Cuándo es conveniente?

Teniendo en cuenta que no estamos cometiendo ninguna ilegalidad. Una situación en la cual puede ser conveniente grabar la conversación puede ser la siguiente:
Vuestro jefe os pide que acudáis a su despacho para tener una charla… quizás sólo os requiera para asignaros algunas tareas propias de vuestro puesto… o quizás sea la continuación de una situación de acoso laboral (en este caso toda prueba es necesaria). 

Argumentos jurídicos
Javier Díez Vicario Abogado. Salamanca (España)
A) La validez de una prueba en juicio se predica del cumplimiento de los criterios legales (objeto de prueba, forma de proponer y practicar, tiempo, etc) que tiene que reunir una prueba para ser admitida. 
Otra cosa distinta es la valoración que se haga de la prueba, esto es, si prueba lo que la parte quiere o no lo prueba.
Sobre el segundo extremo, es esencial en todos nuestros órdenes jurisdiccionales (civil, penal, contencioso-administrativo y laboral) que la valoración de la prueba es función esencialmente judicial, inherente o inseparable de la función de juzgar que es potestad exclusiva de jueces y tribunales (art. 117, 3 CE), si bien con matices en cada uno que se salen del caso.
Es esencial que la prueba se haya obtenido de forma lícita y sin ser contraria a los derechos fundamentales (arts. 14 a 30 CE), y aquí es donde suele estar el problema de la prueba de conversaciones grabadas en cintas u otros artilugios.
Prueba obtenida de forma ilícita
Se puede afirmar que la grabación de una conversación ajena, esto es, en la que quien graba no participa en la conversación, sin consentimiento de los intervinientes y sin autorización judicial, es una prueba que atenta a los derechos fundamentales de los comunicantes, los del art. 18, apartados 1 y 3, y quizá otros, derechos a la intimidad personal y de secreto de las comunicaciones, aquí al caso las telefónicas pero también aplicables a las presenciales, por lo que es una prueba ilícita que no podrá ser admitida.
Prueba obtenida de forma lícita
Por el contrario, la grabación de una conversación por uno de los intervinientes, sin afectar a reservas de intimidad de los otros, y al mismo tiempo haciéndose la grabación para ser utilizada como prueba del que graba, es una prueba válida pues ningún derecho fundamental de los otros vulnera, y al mismo tiempo sirve al ejercicio del derecho fundamental de tutela judicial (derecho a la prueba, art. 24, 2 CE) del que graba.
D) No es posible dar una respuesta fija para todos los casos, pues siempre es preciso hacer una ponderación de los derechos o intereses en juego, admitiéndose en la realidad más que los dos supuestos analizados (B y C).
E) La prueba deberá ser propuesta además en tiempo y forma, entre los que cabe destacar en los órdenes civil, contencioso-administrativo y laboral, que será preciso ofrecer al tribunal los medios de reproducción para ser escuchada en la vista. Y además es conveniente reforzar la prueba con elementos que ayuden a objetivarla como las transcripciones, y ofrecerla a contradicción (reconocimiento del otro), intentar la sorpresa dentro del trámite procesal, ... pero todos estos requisitos ya en el orden de la conveniencia o práctica forense y no en el de la validez.
F) Por lo que en conclusión, las grabaciones telefónicas pueden proponerse como prueba en juicio, y ser admitidas si la ha efectuado el comunicante que la propone, y sin recoger reservas de la intimidad del otro, en el ejercicio del derecho a la prueba del proponente, y todo ello sin perjuicio de la valoración judicial que se haga de la prueba y otros requisitos de validez.


Me gustaría añadir que si bien las grabaciones en términos generales resultan aceptadas por nuestros Juzgados y Tribunales como medio probatorio válido, no pueden olvidarse determinadas excepciones. Me refiero a:
·        Instalaciones de especial seguridad.
·        Estamentos militares.
·        Órganos colegiados.
·        Especial complejidad para material probatorio obtenido en instalaciones policiales.

Resulta pues prudente y ante los primeros indicios de hostigamiento recabar una opinión especializada que nos permita dirigir nuestros esfuerzos hacia medios probatorios útiles y eficaces.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ÚLTIMOS ARTÍCULOS