jueves, 16 de marzo de 2017

Síntomas de la víctima de acoso laboral que sufre estrés postraumático

MobbingMadrid Síntomas de la víctima de acoso laboral que sufre  estrés postraumático















































Síntomas de la víctima de acoso laboral que sufre  estrés postraumático

En los casos de las víctimas que son sometidas a mobbing, las situaciones de amenaza para su integridad física o psicológica producen cuadros de estrés postraumático. Lo que genera la vivencia de estar ante una auténtica amenaza que vive  el día a día con auténtico terror, a la espera, de descubrir cuál será la siguiente conducta de maltrato y de humillación dentro de un proceso que nunca termina y que ellos no pueden detener.

Características del trastorno por estrés postraumático

En los casos de Mobbing podemos encontrar sintomatología de carácter postraumático, la cual describimos siguiendo los criterios diagnósticos del DSM-5:
MobbingMadrid Síntomas de la víctima de acoso laboral que sufre  estrés postraumático
 ·        Recuerdos angustiosos recurrentes, involuntarios e intrusivos de las conductas de hostigamiento en el trabajo.
·        Sueños recurrentes con malestar intenso y pesadillas sobre el tema de acoso vivido.
·        Reexperimentación recurrente del acoso.
·        Malestar psicológico intenso al exponerse a estímulos internos o externos que recuerdan lo sucedido en el entorno laboral.
·        Reacciones fisiológicas intensas a factores internos o externos (ideas, recuerdos, pensamientos..) que recuerdan lo sucedido.
·        Evitación o esfuerzos para evitar recuerdos, pensamientos o sentimientos angustiosos acerca o estrechamente asociados al acoso.
·        Evitación o esfuerzos para evitar personas, lugares, conversaciones, actividades, objetos, situaciones relacionadas con el recuerdo del acoso.
·        Dificultades para recordar aspectos del acoso (fechas, acontecimientos, conversaciones..).
·        Creencias o expectativas negativas persistentes y exageradas sobre uno mismo, los demás o el mundo “no puedo confiar en nadie…”
·        Estado emocional negativo persistente (terror, miedo, enfado, culpa, vergüenza..).
·        Disminución importante del interés o la participación en actividades significativas sociales, personales.
·        Sentimiento de desapego o insensibilidad respecto a las personas.
·        Comportamiento irritable y arrebatos de furia (con poca o ninguna provocación).
·        Comportamiento imprudente o autodestructivo.
·        Hipervigilancia.
·        Respuesta de sobresalto exagerada.
·        Problemas de concentración.
·        Alteraciones del sueño (dificultad para conciliar o continuar el sueño, o sueño inquieto).
Toda esta sintomatología se expresa clínicamente con un malestar mayor de lo esperable y un deterioro significativo de la actividad social, laboral, familiar de la persona que lo sufre.

Deterioro social y laboral

Lógicamente, este malestar provoca un deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad de la persona que lo sufre, pudiendo llegar a configurar una secuela psíquica irrecuperable si la situación se cronifica y no se ataja a tiempo.
La intensidad, duración y proximidad de la exposición al acontecimiento traumático constituyen los factores más importantes que determinan las probabilidades de presentar el trastorno. Existen algunas pruebas que demuestran que la calidad del apoyo social, los antecedentes familiares, las experiencias durante la etapa infantil, los rasgos de personalidad y los trastornos mentales preexistentes pueden influir en la aparición del trastorno por estrés postraumático. No obstante, este trastorno puede aparecer en individuos sin ningún factor predisponente, sobre todo cuando el acontecimiento es extremadamente traumático.
Como puede apreciarse, nos encontramos ante un trastorno psicopatológico susceptible de generar mucho sufrimiento al trabajador que lo padezca y lo que es peor, puede llegar a suponer secuelas de difícil recuperación para la víctima.
Por eso, el servicio de "Pericia Psicológica Forense" de PRIDICAM, recomienda que en todos aquellos casos en los que sea imposible recuperar la normalidad en el trabajo y terminen por judicializarse, la víctima presente (en coordinación con su representación letrada) un dictamen pericial que valore y cuantifique los daños ocasionados, para así procurar su resarcimiento económico. 

Prevención de la cronificación del estrés postraumático

Existe la evidencia de que las personas traumatizadas que reciben apoyo psicológico y consejo especializado inmediatamente después de sufrir el episodio desencadenante, son menos propensas a padecer el síndrome de estrés postraumático.
Es importantísimo para nuestra salud, que tras un trauma se recurra a profesional especializado en tratar estos síntomas para que no se cronifiquen.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ÚLTIMOS ARTÍCULOS