jueves, 14 de abril de 2016

Entrevista - Testimonio: Que mensaje le envías a quien sufre acoso laboral

MobbingMadrid Entrevista - Testimonio: Que mensaje le envías a quien sufre acoso laboral
Entrevista - Testimonio: Que mensaje le envías a quien sufre acoso laboral
Cuando terminé mis estudios universitarios empecé a buscar empleo. Hasta entonces, mi contacto con el mundo laboral había sido escaso, limitándose a algunos trabajos esporádicos.
Mi primer empleo fue de camarera en una cafetería.Me fue bastante bien, me gustaba, sin embargo, era un trabajo temporal y en cuanto acabó la temporada veraniega, también finalizó mi contrato.
No obstante, tuve suerte, dos meses después encontré un nuevo trabajo, esta vez en una oficina como auxiliar administrativa.
Desde el primer día en que entré a trabajar en ese lugar, y mi jefe me presentó a mis compañeras como la “supervisora”, ya empezaron a ir mal las cosas, pues ellas consideraban que llevaban más tiempo trabajando allí y que yo, al fin y al cabo, acababa de llegar. Tuve que soportar sus cuchicheos y sus múltiples desprecios, además, cada vez que tenían ocasión, se quejaban de mi ante el jefe. Él por su parte, me llamaba a su despacho para decirme que mi función allí consistía en vigilar a mis compañeras porque no se fiaba de ellas, y a ellas, por supuesto, les daba las mismas indicaciones con respecto a mí.
Más tarde, mi jefe comenzó a darme órdenes contradictorias, me encargaba una tarea y al cabo de unos minutos me decía que hiciera lo contrario de lo que estaba haciendo.
Con el tiempo, acabó haciéndolo delante de los clientes y a insultarme.
En ocasiones, me mandaba a archivar un documento que después escondía, cuando faltaban 10 minutos para salir decía que yo lo había perdido y que “gracias a mi”, mis compañeras y yo debíamos quedarnos en la oficina buscándolo hasta que apareciera. Tuve que hacer un montón de horas extras que, por supuesto, nunca cobré. Otras veces era el dinero de la caja lo que desaparecía.
Mis compañeras se acabaron marchando, mientras que yo me quedé allí.
Mi jefe me había convencido de que yo no estaba capacitada para trabajar en ningún otro lugar porque no podía hacer nada bien, y me lo decía con un tono tan paternal, que yo lo creía sin dudar.
Cuando perdí la audición del oído derecho a causa de una otitis aguda, las cosas empeoraron, mi jefe llegaba a la oficina dos horas después que yo. Cuando escuchaba el traqueteo de las llaves en la cerradura (porque lo hacía de forma para que yo pudiera escucharlo a pesar de mi dificultad), empezaba a temblar, no sabía de qué humor venía, lo mismo venía contento, que de mal humor, a veces llegó a romper objetos en la oficina, si llevaba documentos en la mano me los tiraba a la cara y me decía “oye tú, archiva eso”.
Tampoco soportaba que yo fuera a trabajar bien vestida o arreglada, cuando me veía así, se encerraba en su despacho dando un portazo y permanecía malhumorado el resto del día. Yo tenía que vestir de manera desaliñada.

Dos meses después de haber abandonado la empresa, me enteré por un excliente, de que mi jefe iba diciendo por ahí que yo estaba mal de la cabeza, que ese era el motivo de mi desaliño en el vestir y que me tenía allí trabajando por lástima y porque él era buena persona. En fin, ocurrieron muchas más cosas que prefiero no mencionar.
Yo tenía terminantemente prohibido hablar con los clientes, mi jefe me vigilaba para que no lo hiciera.
Después de meses sin cobrar mi salario, decidí marcharme. No sabía cómo se lo iba a decir, pero eché valor y así lo hice, lo que no sabía era que lo peor estaba por llegar.
Mi jefe se las arregló para introducir un virus en su ordenador que procediera del que yo usaba, buscó a una abogada y me amenazó con denunciarme por sabotaje. Si no llega a ser porque le hice creer que había grabado toda la conversación en la que él mismo se auto-inculpaba de ese delito, podría haberme hecho daño, ya que, aunque yo no fuera culpable, hubiera tenido que pasar por un calvario, y eso sin contar con las dificultades que hubiera tenido para encontrar un nuevo empleo.
Al final, tuve que marcharme sin cobrar indemnización ni finiquito, pero al menos, gracias a la mediación de una persona, conseguí llegar a un acuerdo para poder tener derecho a la prestación por desempleo.

¿Cómo te sentiste conforme los sucesos te fueron afectando?.

Al principio pensaba que las cosas que me ocurrían estaban dentro de la normalidad, al fin y al cabo, en todos los trabajos hay que soportar situaciones injustas.
Más tarde, tal y como he indicado, llegué a auto-convencerme de que yo sólo servía para trabajar allí y que si me marchaba a otra empresa fracasaría.

¿A qué recursos y servicios profesionales has recurrido para dar respuesta a este acoso?

 Donde yo vivo no existe ninguna asociación que luche contra el mobbing. Una vez que tomé la decisión de marcharme acudí a un sindicato y allí me asesoraron.
¿Cómo fue el apoyo de tus familiares y amigos?
No hablé de este tema con nadie hasta que acudí al sindicato. Soy una persona muy reservada, además, temía que mi familia pensara que era una fracasada y que me culpabilizaran de mi situación.
¿Qué mensaje les lanzas a quienes sufren mobbing laboral?
Después de la experiencia que he vivido, yo les diría que deben buscar ayuda en cuanto noten que algo va mal en su trabajo, si el trato vejatorio se repite con frecuencia, es necesario acudir a alguien que pueda ayudarles, expertos progfesionales o una asociación especializada. También les recomiendo que hablen de sus problemas con sus familiares y amigos. 
Entre tus proyectos, ¿cabe la posibilidad de que asesores a personas que también sufren acoso laboral?
Yo no tengo la formación que posee un especialista, sin embargo, me gustaría ayudar en la medida de mis posibilidades.
Además, creo que desde el punto de vista de la normativa legal también se podría hacer mucho, pues es necesario que se desarrolle una legislación que abarque esta problemática de forma íntegra, y que ofrezca, tanto medidas preventivas, como otras de carácter sancionador.
No creo que sea tan difícil demostrar el acoso moral, ya que sus consecuencias a nivel psicológico son muy evidentes para las víctimas.



6 comentarios:

nines dijo...

Sinceramente no merece trabajar en semejantes sitios, creo q es mejor irse y buscar otra cosa, en el momento que se ven cosas raras y extranas cortar por lo sano, por salud mental.

Anónimo dijo...

No todo el mundo puede marcharse de un trabajo, le toca aguantar y yo que llevo años en una situación brutal para estupefacción de mis superiores a nivel Central, hablo de un Ministerio.
No tuve más remedio que manejarme con el monstruo y estoy aprendiendo a hacerlo en base a dos premisas: Soy buena profesional y su opinión no me va a afectar en mis emociones.

Diana Berlinerblau, médica psiquiatra, Buenos Aires, Argentina a dijo...

De entrada hay que buscar apoyo familiar y de amigos y documentar todo lo que está pasando. Y contra el trabajo bien hecho es difícil que el acosador persista. Si la organización es tóxica hay que buscar ya asesoramiento especializado y desde ya trabajar y tener bien alta la propia estima. Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Soy una pfesora de 52 años en un instituto publico de Madrid. Sufro una persecución atroz, ¿que puedo hacer?

PRIDICAM MobbingMadrid dijo...

Por favor, ponte en contacto con nosotros al m´vil 636 294 673 o al e-mail mobbingmadrid@gmail.com

Anónimo dijo...

Hola ! Soy de Argentina. Vivo en Trelew Provincia del Chubut Patagonia Argentina. Sigo de cerca el tema y cree un grupo sobre MOBBING. Soy docente en una escuela y fui víctima de persecución y menosprecio por parte de los directivos. Cree un grupo porque había mucho desconocimiento sobre el tema y quiero ayudar a gente que pase por está situación. Si alguien quiere entrar al grupo se llama MOBBING LABORAL TW . Saludos a todos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ÚLTIMOS ARTÍCULOS