miércoles, 30 de septiembre de 2015

El acoso laboral o mobbing, tema tabú en la Policía Nacional Española

El acoso laboral o mobbing, otro tema tabú en la Policía Nacional
El acoso laboral o mobbing, tema tabú en la Policía Nacional

Alfredo Perdiguero, portavoz del SIPE - Sindicato Independiente de Policía Española

"La junta de gobierno del CNP está politizada y su intención es coartar todas aquellas voces que les puedan perjudicar", asegura Alfredo Perdiguero, portavoz del SIPE.
El acoso laboral, intolerable en cualquier gremio profesional, es especialmente despreciable en el seno de la Policía
El acoso laboral, intolerable en cualquier gremio profesional, es especialmente despreciable en el seno de la Policía, en tanto en cuanto las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tienen el mandato de velar y proteger la libertad y la seguridad de todos los ciudadanos. Cuando un hombre es acosado en su trabajo, se están vulnerando sus libertades primordiales. Y cuando los protagonistas de ese acoso laboral son los encargados de custodiar esas libertades primordiales y acosan a sus compañeros no se entiende que no sean perseguidos y castigados con especial dureza para dar ejemplo. Que es lo que la Policía debe hacer siempre, dar ejemplo.
Cada vez con más frecuencia nos despertamos con casos de acoso laboral en la Policía Nacional. Se trata de situaciones sufridas no puntualmente, sino durante largos períodos de tiempo, y que con el paso de los años se han convertido en habituales dentro del Cuerpo.
"La junta de gobierno del CNP está demasiado politizada y su intención es coartar todas aquellas voces o comportamientos que les puedan perjudicar", asegura Alfredo Perdiguero, portavoz del Sindicato Independiente de la Policía Española (SIPE).
Las consecuencias que se producen al sufrir acoso laboral
Las consecuencias que se producen al sufrir acoso laboral desencadenan en una serie de conductas como la disminución de la calidad del trabajo y de los servicios, la dificultad para trabajar en equipo, aumento del absentismo, bajas laborales, mal clima de trabajo y mayor accidentalidad, entre otros. La mayoría de las personas que se encuentran de baja, "lo achacan a las presiones y el acoso que sufren en sus puestos de trabajo". Las causas del mobbing se basan en tres pilares: el contexto de trabajo, en las relaciones sociales y en la concepción y gestión del trabajo.

'La coacción también es acoso'

En lo que al Cuerpo Nacional de Policía (CNP) respecta, son multitud los motivos que pueden desencadenar en una situación de mobbing, pero uno de ellos suele ser el origen en la mayoría de los casos: "la estadística prima por encima de la seguridad ciudadana", afirma Perdiguero.
Así, "se coacciona a los Policías con el hecho de que hay que hacer muchas actas de drogas, identificaciones de ciudadanos y comprobaciones de matrículas para completar la estadística policial de cada dependencia". "A todo aquel que no alcance un mínimo lo amenazan con cambiarlo de turno", añade.
Otras causas del mobbing serían "la falta de respeto y la prepotencia" mostrada por algunos superiores, que con el paso del tiempo puede provocar efectos DEVASTADORES en los agentes. A ello se le añade que, en algunos casos, los propios compañeros -por miedo y para evitar ser el "próximo objetivo"- miran hacia otro lado. Y aunque en la mayoría de los casos, el acoso suele provenir de mandos superiores, también se da entre compañeros del mismo rango y en ascendente.
Sirve de ejemplo el caso del propio Alfredo Perdiguero: doce faltas graves en seis años por denunciar irregularidades. "A todo aquel que denuncia irregularidades en la Policía teniendo cargo sindical al final le hacen la cama, amenazando y coaccionando, para que se vaya de la unidad", sentencia.

El acoso, ¿causa de suicidio?

Hace meses, GACETA.ES informaba de una estremecedora estadística: cada 15 días se suicida un Policía Nacional. "El suicidio en la Policía Nacional es un tema tabú", así de contundente se mostraba Perdiguero. "Absolutamente nadie -ni este gobierno ni el anterior- contempla los suicidios dentro del Cuerpo. Es una lacra tremenda porque, aunque no tenemos datos oficiales, cada 15 días se escucha que se ha suicidado un compañero", añadía indignado. Ahora Perdiguero plantea que "habría que investigar las causas de los suicidios, porque en algunos casos podrían estar causados por una situación de acoso laboral".
El último caso de mobbing del que se ha tenido constancia lo conocíamos hace días y se saldaba con la imputación del comisario jefe del Grupo Especial de Operaciones (GEO) y de su segundo.
El denunciado, un subinspector del GEO, asegura en su querella que sus superiores, un comisario y el inspector jefe, jefe operativo del grupo, le fueron apartando de todas sus funciones tras negarse a dejar este grupo en mayo de 2014. Desde ese momento, el funcionario se ha visto relegado de las funciones de su puesto, "sufriendo una total y absoluta humillación y discriminación" respecto al resto de subinspectores de este grupo, lo que le ha relegado a una situación de "inactividad e incomunicación". 




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Deberian tan solo mirar la baja autoestima de la Policia Nacional de Mostoles,jefes autoritarios y dictadores que mantienen a la plantilla de seguridad ciudadana en constante tension y miedo bajo amenazas y coacciones continuas,incluso cuando no se encuentran trabajando y disfrutando su periodo vacacional.Veronzoso que nadie haga nada.

PRIDICAM MOBBINGMADRID PRIDICAM dijo...

Recibimos con más frecuencia de lo que podríamos haber pensado, quejas de la situación en la Policía Nacional de todos las comunidades de España. Es para nosotros una una gran decepción cada vez que nos llega un nuevo caso, por esperar que este cuerpo debería ser un ejemplo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ÚLTIMOS ARTÍCULOS