miércoles, 3 de junio de 2015

Testimonio Mobbing: Los testigos mudos en la enseñanza pública española




Testimonio Mobbing: Los testigos mudos en la enseñanza pública española


Testimonio Mobbing: Los testigos mudos en la enseñanza pública española

Profesora de un centro público de una Consejería de Educación en una región de España
Soy profesora de un centro público de una Consejería de Educación y quiero contaros mi experiencia como afectada de acoso laboral:

Soy una de las muy pocas profesoras de la educación pública española que a través de una labor y tesón propio, conseguí el reconocimiento de una baja médica por accidente en acto de servicio.

También conseguí un informe de riesgos laborales en el cual se exponía que existía un "riesgo importante" para mi salud por conflictos interpersonales con el equipo directivo.

Denuncie mi acoso en la inspección de trabajo, que aun haciendo hizo lo mínimo, determinó que se habían violado cinco artículos de la ley de riesgos laborales por parte del departamento de riesgos laborales. Determinando que era una falta GRAVE.

Conseguí después de mucho tesón, un año después se hiciera la evaluación de riesgos laborales en el centro, donde ningún compañero quiso declarar voluntariamente.

Pues bien, con todo lo expuesto no conseguí nada. Nadie me apoyó, ni compañeros, ni sindicatos, ni la propia administración pública.

Acabé marchándome de ese centro educativo por concurso de traslados


¿Porque los testigos mudos no me apoyaron, si mañana les puede pasar a ellos?

Puse un recurso y otro de reposición y cuando me los desestimaron, llegando incluso a decir poco menos que la culpa era mía, me decidí a denunciar en un juzgado pero entonces me encontraron un tumor y tuve que priorizar dónde ponía mis energías.
Mientras no exista adhesión y apoyo entre compañeros, respaldo de sindicatos y mayor eficacia y transparencia en el proceder de la administración pública, lo sucesos de acoso laboral terminarán casi todos con el mismo final

Los testigos mudos en el proceso de mobbing o acoso laboral

  • Su papel es vital en el proceso de acoso psicológico.
  • No hay que olvidar el apoyo del entorno al acosador.
  • Esos testigos mudos que piensan que con ellos no va, que miran hacia otro lado cuando ven una denigración o una conducta hostil, incluso apoyan y actúan junto al que creen será el ganador seguro: el acosador.
  • Si esos testigos mudos no existieran, no existiría jamás el acoso.

9 comentarios:

José A. y Teresa dijo...

Somos un matrimonio de maestros que hemos sufrido acoso desde hace más de doce años. Parece que ahora las cosas van a cambiar. Hemos concursado, y confiamos en los nuevos destinos que nos han dado. Te entendemos a la perfección. Nosotros hemos sufrido lo increible y nadie nos ha hecho caso, sólo nuestro trabajo, el de los terapeutas y algunos pasos firmes que dimos nos han ayudado (denuncias, peritajes psiquiátricos forences, y un largo y tedioso etc que en documentación abarca más de 3000 folios)..., porque para la Administración Pública este problema no existe, y el problema somos, encima, los acosados. No hay que ceder nunca. Hasta la victoria, siempre!

Anónimo dijo...

Totalmente identificada contigo. Todos miran hacia otro lado: Administración, comite de empresa, sindicatos, compañeros hasta el propio médico de familia. Lo triste es que hoy en día se siga permitiendo este tipo de "maltrato psicológico".

Anónimo dijo...

Cómo coño vamos a ayudar a los alumnos a que no sufran bullyng si entre los profesores permitimos que inspectores y directores elijan chivos expiatorios entre los compañeros y participamos o miramos a otro lado como putas mientras se margina a compañeros .

Es difícil de demostrar cómo los directivos y otros personajes de los centros utilizan a las ampas , a los calumnos, a personal no docente...para alejar a unos para rodearse de amiguetes: la cosa pública la convierten en su coto privado.

El acoso en la escuela públoca es la corrupción. Y está relacionada con la depreciación de la democracia y la vuelta a la ley del más fuerte, a la tribu, a la barbarie.

Anónimo dijo...

Trabajo en un IES de Palma de Mallorca. A raíz de una problema mal resuelto empece a sufrir acoso. El hostigamiento se inicio desde la dirección del centro, concretamente la directora. Mi caso es de manual. Varias personas han participado con extrema brutalidad en la operación de destrucción de mi persona, mientras el resto era o bien participe mudo o participe activo-pasivo. Soy mujer y homosexual he llegado a sufrir burlas -dichas como si nada no a mi directamente- dejando caer insultos y mofas sobre la condición gay. El año pasado tres profesores hombres del centro me empujaron de forma sutil claramente con la intención de hacerme daño, el profesor de inglés del Instituto me lanzó confuerza una silla en una sesión de evaluación; estaba delante una compañera y callo, yo le devolvi la silla con fuerza. He vivido un infierno, y no he sido capaz de solucionarlo.Mi situación -nunca pense que me pudiera pasar algo así- me ha hecho comprender lo que pueden sufrir los alumnos cuando pasa algo asi. Es pura indefensión. Nadie te ayuda. Sólo te queda marcharte.

Anónimo dijo...

Estoy hundida... urge mi salida de mi centro de trabajo porque mi salud se agrava a cada instante. Tras un año de excedencia, para dar respiro a mi salud física y mental , mi vuelta ha traído cambios en el horario, me quitan el 36% por ciento de mi sueldo y horario que me corresponde por ley. Alta equívoca por la inspección médica y expuesta a situaciones vergonzosas que me han llevado a tocar fondo al igual que a mi marido , esta última semana. Mi familia , me pide que abandone , que salga por "la puerta de atrás", que pongo en juego a la familia, que tire la toalla... tras 20 años como profesora en un centro Privado Concertado y 3 sufriendo este infierno, sin descanso... ABANDONO MI TRABAJO, pero no la lucha...

PRIDICAM MobbingMadrid dijo...

Por favor, para poder asesorarte, envianos al e-mail mobbingmadrid@gmail.com información sobre tu caso. Ánimo.

Anónimo dijo...

Yo he trabajado cinco años en un colegio concertado donde se me trató peor que a una rata de alcantarilla, así lo defino y lo recuerdo. Ni una baja me pedí por miedo a que no me renovaran el contrato,aunque me encontraba fatal, lo cual hicieron finalmente(era un contrato de relevo de cinco años)a pesar de tener ahí a mis hijos matriculados y de haberme dejado la vida en el trabajo.
La vergüenza que pasaba teniendo que llevar a mis hijos al colegio después de no renovarme sólo lo sé yo. A mi hija mayor(de 8 años, en ese momento) le decían los otros niños que a su madre la habían echado por pegar a los niños y porque no sabía inglés. Los niños de la ESO, cuando pasaba yo a su lado, se reían de mí. Fué horrible.
Salí de allí enferma, tomando antidepresivos, comencé a tomarlos un año antes de mi no renovación, porque ya no podía más. Me sentía acomplejada, mala profesora, insignificante..., fatal. Al médico nunca le conté lo que me pasaba, ni a nadie, porque me daba vergüenza, simplemente decía que tenía mucho trabajo y que mi marido no me ayudaba con los niños.
Y, lo peor, es que yo no podía concursar.
Ahora se cuelgan en la web del colegio materiales que hice yo y que nos obligaban a entregar. Me duele en el alma, me dijeron que yo no valía para nada pero mis materiales se usan para enseñar a los niños..
Yo quiero denunciarles, pero ya no sé si puedo. Por acoso, por difamación, por someterme a la situación vejatoria de tener que llevar a los niños al colegio y dejarlos con profesores que me humillaban..
Ahora estoy en la pública, y también he tenido un problema serio con el horario por una reducción de jornada que me correspondía. Pero lo he cortado por lo sano, en cuanto me pasó me cité con el director provincial de educacion y, si me vuelve a pasar, lo cuento en los medios de comunicación. Ahora ya no me pasa nada, no son mis amigos pero yo paso de ellos tanto como ellos de mí

Anónimo dijo...

A mi marido la tormenta se la montó el propio director y el jefe de estudios. Por trabajar 3 h. De más va la semana. Y siguen. Se ha jubilado.
Si

Anónimo dijo...

Yo también he vivido un infierno en un colegio concertado precisamente "religioso".
También tenía allí a mis hijos matriculados pero los saqué de allí en cuanto me despidieron (de manera improcedente) para evitar que oyeran calumnias sobre su madre.
Es una vergüenza lo que se hace a ciertos profesores en estos centros. Las víctimas suelen ser las personas más cualificadas y esto no es casualidad, sino justamente la causa del acoso. Las miserias de las personas acomplejadas afloran cuando se sienten amenazadas por una persona capacitada.
Los concertados están llenos de enchufados, muy inseguros de sí mismos, pero que se defienden atacando.
Y si esto se mezcla con algún directivo psicópata ya tenemos el cóctel perfecto.
Ojalá haya un gobierno que quite todos los conciertos educativos y se les acabe el chollo a todos esos mangantes.
Ánimo a todos los que estéis pasando por una situación así.
Yo he luchado mucho y encima al final me despidieron. Era un despido nulo casi al 100% pero no quise volver. Y estoy feliz de haber tomado esa decisión porque la única solución en la mayoría de casos es huir. Una retirada a tiempo es una victoria... Se sale ganando seguro.
Es como esforzarse en tener una relación con un maltratador... No hay solución, solo alejarse de esa persona lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ÚLTIMOS ARTÍCULOS