martes, 14 de enero de 2014

Acoso Laboral o Mobbing: Canalizar la ira, la rabia y el resentimiento es arrebatar su triunfo a los acosadores


Acoso Laboral o Mobbing: Canalizar la ira, la rabia y el resentimiento es arrebatar su triunfo a los acosadores

Acoso Laboral o Mobbing: Canalizar la ira, la rabia y el resentimiento es arrebatar su triunfo a los acosadores

En la medida que la ira o rabia sea una reacción al acoso laboral, el acosador tiene a su merced al acosado. Puede a su voluntad hacerle encontrarse mal... o peor, simplemente variando la intensidad o la modalidad de los ataques.
Cuando la víctima del psicoterror rompe la cadena que le lleva a reaccionar con ira, frustra las intenciones del acosador y sale de su esfera de control: rompe el juego.
El acosador vive de la ira, del rencor y de la agresividad que suscita en la víctima.
Una vez que ésta no le proporciona tal recompensa o refuerzo, deja de tener interés para ella como víctima. Para lograrlo es esencial que la víctima decida desembarazarse de la rabia y de la ira canalizándolas.


Estrategias para canalizar la ira
Aceptar las propias limitaciones, en especial los propios estallidos de cólera, ira o rabia provocados por el acoso psicológico.
Aceptar la impotencia que uno siente ante situaciones sobre las que no tiene ningún control ni cuenta con ninguna alternativa.
Comprender y aceptar que uno no puede hacer nada por reparar el daño que ha recibido.
Asumir que no se dispone de la posibilidad de transformar el comportamiento del perverso acosador.
Comprender y aceptar las dificultades que uno puede tener para desembarazarse de la rabia.
Entender que uno no tiene capacidad para evitar o eliminar los comportamientos de acoso (aunque sí para hacerles frente), ni tampoco para convertir o cambiar al acosador (pero sí para protegerse de él)
Comprender que el objetivo final no es lograr una aplastante y definitiva victoria sobre el agresor, sino obtener el mejor entre los distintos grados de supervivencia personal, y para ello actuar lo más inteligentemente posible.
Recuperar el control interno: Decidir que uno es dueño y señor de sus propias emociones.
Aceptar que uno tiene el control último sobre sus emociones, aunque no así sobre los perversos ataques y estrategias de acoso del acosador laboral.
Las emociones no dependen de los acontecimientos externos, sino de la programación personal de cada uno y de los automensajes propios:
Los ataques injustos no se deberían producir...
No se deberían cometer injusticias conmigo...
Me debo sentir mal si se cometen injusticias conmigo ...
No hay ataque del acosador que pueda perturbar a uno, si uno no lo permite.
Hay que tener en cuenta que el objetivo último del psicoterrorista es la destrucción psicológica de la víctima y su desaparición del lugar de trabajo. En la medida en que los ataques dejan de perturbar emocionalmente a la víctima, dejan también de tener efectividad para el que los perpetra.
Adoptar la perspectiva de un observador externo que estuviera contemplando desde fuera la escena del ataque para desactivar la reacción de ira.
Visualizar y vivenciar la situación de acoso desde la perspectiva de un observador externo es un método de desactivar la reacción automática de ira.
Es una forma de desidentificación y desactivación emocional, ya que la reacción de ira resulta atajada, dando tiempo al cerebro a retomar el control de la situación desde un funcionamiento neocortical.
Transformar la energía negativa de la rabia, la ira y el resentimiento que le perjudican en energía positiva: el humor
La victoria está a la vista cuando la víctima empieza a tomarse con cierto humor lo que le ocurre o le ocurrió.
Hablamos de humor sano, no de sarcasmo ironía o cinismo.


  Belen Retuerta - Responsable "Asistencia Psicológica" PRIDICAM


Esto es una web y en una web no nos da tiempo a contarte todo. Si tienes alguna pregunta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ÚLTIMOS ARTÍCULOS