lunes, 19 de febrero de 2018

Mobbing ¿Qué es PRIDICAM? ¿Cuándo surge? ¿Con qué objetivo?

¿Qué es PRIDICAM? ¿Cuándo surge? ¿Con qué objetivo?

¿Qué es PRIDICAM?, ¿Cuándo surge?, ¿Con qué objetivo?
La "Plataforma en la Comunidad de Madrid contra los Riesgos Psicosociales y la Discriminación Laboral", nace en el año 2003.
La crean tres empleados de Ayuntamientos de la Zona Sur de Madrid, afectados de Acoso Laboral. Después de buscar durante más de 2 años una solución para su situación laboral, dirigiéndose a distintas organizaciones sindicales y entidades públicas.
¿A cuántas personas habéis ayudado desde que comenzó vuestra actividad?
En esta andadura de más de 14 años, hemos atendido presencialmente a más de 2.700 afectados de Riesgos Psicosociales.
En los cinco primeros años en la Comunidad de Madrid, después hemos atendido a afectados de todas regiones de España, incluidas las Islas Canarias y en todos los servicios que precisan:
·        Acompañamiento y estudio de su caso
·    Asistencia jurídica, terapéutica personal y familiar y pericias: psicológica, psiquiátrica, informática y lingüística.
En América Latina, contamos con colaboradores en Argentina, Uruguay, Chile, Uruguay, Venezuela, Costa Rica, Guatemala, Bolivia, México y Estados Unidos.
¿Existe un perfil determinado entre las personas que acuden a vosotros?
Atendemos a afectados tanto de entidades de la públicas como de entidades privadas y de todos los niveles profesionales y formativos.
No todas las que acuden, son las que son. El fenómeno del Acosolaboral es como un Iceberg, donde solo se llega a identificar por un 10 % de las víctimas, por ello es difícil conocer la realidad y determinar si existe o no un perfil determinado.
Hacen falta estudios científicos al respecto. A día de hoy cualquier persona, independiente de su perfil psicológico, si se dan determinadas circunstancias socio laborales (“caldo de cultivo”) que propicia el Acoso Laboral, puede ser víctima de un proceso de Acoso.
El estudio victimológico del acoso es una tarea por emprender. Podemos asegurar que nos encontramos con personas muy golpeadas física y emocionalmente en todos los sectores de la población. De ahí la importancia de contar con un equipo amplio y con experiencia para ayudarles.
¿Cuáles son los casos que más se repiten?
· En el caso de las mujeres, el MobbingMaternal, cuando comunica a su empresa su embarazo o posteriormente petición de reducción de jornada para cuidar a su hijo.
· En el caso de la Administración Autonómica, los docentes y los empleados de sanidad. Sin distinción de Comunidades de España.
· En la Administración Municipal, la Policía Municipal.
· En las entidades de "Atención Telefónica", las mujeres que superan los siete años de antigüedad y los hombres cuando superan los nueve años.
¿Cómo se puede detectar una situación de Acoso Laboral?
Saber detectar que se está sufriendo una situación de acoso laboral puede ser muy difícil. En algunos casos, puede confundirse con el estrés al que se está expuesto en ciertos puestos laborales. Aun así, existen pequeños indicios que nos pueden ayudar a detectar si un trabajador está padeciendo acoso laboral.
·        Es importante tomar conciencia de sí le asignan objetivos imposibles de cumplir en un corto periodo de tiempo o si le sobrecargan de trabajo.
·        Aun así, pueden utilizar la técnica contraria y disminuir cualquier responsabilidad, modificar tus funciones por otras banales y sin un objetivo claro o incluso, dejarle durante toda la jornada laboral sin ninguna función o tarea.
·        Otro signo para detectarlo es observar si manipulan información o herramientas que son esenciales para el desempeño de su labor, con el fin de que cometa errores y poder recriminar su mala gestión en su actividad laboral.
·        Por otra parte, se debe observar si le amenazan constantemente, le gritan o incluso le insultan, menospreciándole como persona.
·        Si por el contrario, le ignoran, aíslan de sus compañeros o no es notificado de cuestiones relevantes para la consecución de su tarea laboral, es un claro signo de que se encuentra en una situación de acoso laboral.
¿Cuál es el proceso que soléis seguir cuando una nueva persona acude a vosotros?
El afectado se pone en contacto con nosotros en la mayoría de los casos por los canales telefónicos, WhatsApp, redes sociales, email y web.
Una vez recibida su petición de ayuda, le enviamos un cuestionario que nos permite conocer la situación que atraviesa y que servicios o atenciones necesita para conversar con él en la consulta personal.
En los casos más urgentes de atención, contactamos directamente en un corto plazo de tiempo y le atendemos/tratamos directamente en consulta.
En esa primera entrevista intentamos trasmitir un único mensaje “No estás solo, podemos ayudarte y sabemos cómo hacerlo”
¿Cómo podéis ayudar?
En primer lugar debemos conocer el caso para determinar si se trata de una situación de acoso o bien de otro tipo de conflicto laboral.
Una vez que obtenemos la información, diseñamos un plan de actuación personalizado que tiene que ver con el estado de la situación, su evolución y el estado del afectado.
Las estrategias de ayuda son diferentes para cada situación y para cada tipo de persona. Por ello contamos con un equipo de profesionales multidisciplinar, que estudia cada caso en particular de forma conjunta y coordinada para ofrecer a la posible víctima, las diferentes opciones de ayuda y que en última instancia sea ella la que decida, con unos mínimos criterios de garantía y profesionalidad.
Tan importante es la ayuda de orientación estratégica, como el diagnostico de aquellos casos, que tras el estudio se concluye que no lo son, con el fin de no crearle falsas expectativas a la persona que nos deposita su confianza.
En este caso la experiencia es muy importante, conocemos los padecimientos del afectado y le trasmitimos nuestro compromiso con ellos.
¿Se han acrecentado en los últimos años los casos de acoso laboral?
El crecimiento de casos de afectados atendidos en los últimos cinco años, ha superado cada nuevo año el 10%.
Cada día recibimos nuevos casos, gracias en parte a las labores de difusión e información que desde las redes sociales de PRIDICAM realizamos para llegar a más afectados.
Señalar que las victimas muchas veces o tienen miedo o no saben dónde acudir o no saben reconocer que están siendo víctimas de un proceso de Acoso Laboral hasta que el daño ya está hecho.
Si bien es cierto que aún existen victimas que no acuden a solicitar ayuda y lo sufren desde el silencio y la marginación, por ello resulta complejo cuantificar de manera objetiva el crecimiento. Nos permitimos decir que hemos superado el 1.300.000 de visitas en la web, muchos de ellos, por miedo, nunca pedirán ayuda
¿Cuáles son los signos que revelan que se está comenzando a sufrir acoso laboral?
Es frecuente que el afectado comienza a sentir que algo no va bien en el trabajo, pero no distingue claramente si le están acosando o si él es el causante del trato que recibe.
Hay una gran variedad no solo de signos, sino de síntomas, tanto físicos como emocionales:
·        La persona se siente aislada del resto de compañeros,
·        pierde interés por su trabajo,
·        se siente cansado y sin fuerzas, triste y abatido, desconcertado,
·        con sensación de miedo inexplicable,
·        inseguridad en el trabajo que realiza,
·        se puede sentir observado y controlado….todo ello,
·   al ser mantenido en el tiempo se complica con síntomas emocionales propios de una ansiedad creciente día a día, lo que puede dar lugar a migrañas, crisis de ansiedad, insomnio, pérdida de apetito, perdida de interés por aficiones, aislamiento social e incluso llegar a afectar a las relaciones familiares.
¿Hasta qué punto puede alterar el mobbing la vida de una persona?
La alteración de la vida de un afectado de Acoso Laboral se produce no solo a nivel de salud, sino también personal, social y familiar, por lo que es necesaria la ayuda en muchos casos de profesionales de distintas especialedades.
El acoso laboral puede llegar a afectar a todas las áreas de la vida de una víctima. En ocasiones, se puede llegar a pensar que sólo afecta al trato en el puesto laboral. La realidad es que afecta también a las relaciones familiares y sociales, llegando a aislarse y no disfrutar de cosas con las que anteriormente disfrutaba. Las personas generan consecuencias personales por las que llegan a cambiar su comportamiento y su manera de pensar. Por este motivo, las víctimas suelen verbalizar: “no me reconozco”.
¿La única solución pasa por cambiar de trabajo? ¿Así acaba esa pesadilla?
No en todos casos, como decimos influyen varios factores como la situación, evolución del problema, la salud del afectado, cada caso es diferente y debe ser tratado de forma individualizada.
Cambiar de trabajo es la última alternativa. Optamos y utilizamos otros medios menos invasivos y más acordes con la problemática, desde el cambio de puesto o lugar de trabajo (NO DE TRABAJO) hasta la adecuación de la empresa a las necesidades y padecimientos del afectado.
Ciertamente nos permitimos decir que hace escasamente un par de años manteníamos una entrevista con el vicepresidente en aquel entonces del Parlamento Europeo para trasladar este problema y le rogábamos con determinación que emprendieran a nivel europeo una política legislativa que dotara de mayores instrumentos a los afectados. Es un proceso lento, cierto, pero estamos en camino
En un primer momento, huir y salir de la empresa puede tomarse como una solución. Si bien, a corto plazo puede resultar positivo por el hecho de distanciarse del agente estresor, las huellas psíquicas (afectaciones) que posee la víctima, no desaparecen por salir de la empresa.
¿Han tratado ustedes casos de acoso a trabajadores con discapacidad? ¿Tienen un equipo especial para estos casos?
Hemos tratado personas con discapacidad tanto física como psíquica atendiendo a sus condiciones particulares y limitaciones. En estos casos intentamos que el afectado sea consciente de la normativa que le protege pues la misma resulta muy eficaz. Nos referimos al artículo 25 siguientes y concordantes de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.
En igual medida contamos en el equipo de trabajo con personal médico que nos ilustra, cuando resulta necesario, de las particulares condiciones que puede indicar cada patología
¿Cómo ayudan ustedes los casos de acoso y discriminación a trabajadores que sufren discapacidad?
Los derechos y obligaciones de un discapacitado, con las adaptaciones al puesto necesarias, son las mismas que las de cualquier trabajador, por lo que en principio hay que verificar que sus condiciones de seguridad y salud en el trabajo se cumplen y a partir de ahí, el tratamiento por acoso es el que se sigue de forma individualizada como para cada afectado.
Como decíamos antes, conocemos la normativa y los recursos que proporciona la administración para los trabajadores con discapacidad, el manejo y utilización de los mismos suele ser el primer elemento que el afectado debe conocer. Lamentablemente si desconoce sus derechos con dificultad podrá valerse de los mismos
Desde la perspectiva de la psicología forense, es completamente necesario comprender la discapacidad que sufren y cómo está afectando la situación laboral a su estado psicológico, sin que existan otras causas que expliquen su malestar. En estos casos, el sentimiento de culpa e inutilidad aparece muy desarrollado por lo que es necesario abordarlos.
¿Cómo calificarían el estado de integración de las personas con discapacidad en el mercado laboral actual?
Hay mucho camino por hacer todavía en este sentido, en muchos casos el desconocimiento de las capacidades de personas con algún tipo de discapacidad, hace que no equipare el nivel de contratación del resto de trabajadores, por lo que se debe seguir trabajando desde las instituciones y la administración para informar y promocionar la contratación de este sector que actualmente no esta tan presente en las empresas como debería.
Es complejo precisar atendiendo a la enorme casuística sobre la discapacidad. Desde nuestra perspectiva resultaría más prudente estudiar cada discapacidad y su integración en el mercado. Podemos decir que aún queda trabajo por hacer, pero también, nobleza obliga, el camino que se ha realizado es grande y está dando sus frutos
¿Qué consejos le dan desde PRIDICAM a un afectado para superar el acoso laboral?
El principal consejo es que acuda a un profesional que le ayude, pues en esos momentos, las víctimas han perdido las habilidades que podían tener para solucionar una situación tan complicada como es el acoso laboral.
Que consulte con nosotros, nuestra experiencia nos avala para ofrecerle la mejor solución y lo más rápido posible.
Si se pone en contacto con PRIDICAM, el afectado no estará solo, desde su primer contacto sentirá el apoyo que podemos ofrecerle.
Nuestra experiencia nos avala.
PRIDICAM MobbingMadrid

Belén Retuerta (Asistencia Psicológica), Julio Méndez (Asistencia Jurídica), Aurora García (Mediación Laboral), Sergio Rojas (Terapia Familiar), Roció Gavilan y Paloma López (Pericia Psicológica), Manuel Huerta (Pericia Informática) , Mayte Lázaro (Consulta Clínica y Psiquiatría), Sheila Queralt (Lingüista Forense)


Envianos tu CONSULTA

miércoles, 14 de febrero de 2018

El daño psiquico es la "herida invisible" del Acoso laboral y Escolar

El daño psiquico es la "herida invisible" del Acoso laboral y Escolar
El daño psiquico es la "herida invisible" del Acoso laboral y Escolar
El código penal, reconoce el Acoso y el daño psicológico derivado de este. La medicina y el derecho penal han prestado atención a las lesiones físicas de las victimaspero suelen  hacer caso omiso del daño psíquicoque es una herida para la mayoría de jueces y fiscales, invisible
No por casualidad ha caído en mis manos un artículo de uno de los maestros en la  valoración de las victimas de delitos violentos, D. Enrique Echuburúa.  No solo me ha hecho reflexionar, sino poder comparar su estudio, con mi experiencia clínica forense con las victimas de Acoso escolar y laboral a lo largo de más de 15 años consecutivos. Así he  podido establecer analogías y diferencias, que me han llevado a escribir este artículo, parafraseando al mismo con todos mis respetos.
El maltrato psicológico ( acoso escolar o laboral)
Son una serie de sucesos negativos, vividos a lo largo de un periodo más o menos largo de tiempo, que generan psicoterror e indefensión, ponen en peligro la integridad psicológica de una persona y la dejan en tal situación emocional que es incapaz finalmente de afrontarla con sus recursos psicológicos habituales.
Una víctima de  Acoso es por tanto un ser humano que sufre por el daño provocado por otro ser humano y en alguna ocasión por un grupo de seres humanos.
Sin embargo, en las victimas de acoso psicológico, a diferencia de la victimas de un único suceso violento ( agresion física), No suele existir un componente objetivo ( la agresión sufrida), sino un componente subjetivo muy significativo: la interferencia negativa de forma continuada en la vida  cotidiana escolar/laboral y que puede manifestarse de diferentes formas: reacciones emocionales graves, incapacidades laborales reiteradas y prolongadas, minusválias, divorcios, etc…
El daño psicológico generado suele ser mayor si las consecuencias del Acoso son múltiples, como por ejemplo: cambio de centro escolar, despido laboral o incapacidad para volver a ejercer su profesión. El alcance o resonancia de este daño, puede ir más allá de las victimas directas, como si fuera una piedra arrojada en un lago. La onda expansiva actúa en círculos concéntricos:
·        En el primer círculo se encuentran las victimas directas.
·        El Segundo círculo está formado por los familiares directos, padres e hijos, que tienen que afrontar el dolor de sus seres queridos.
·        Y pueden haber otros círculos como pueden ser los compañeros de la escuela/ trabajo ( testigos mudos) que pueden quedar afectados por el temor y la indefensión ante acontecimientos futuros.
En general las victimas son incómodas en su entorno escolar/ laboral porque recuerdan la fragilidad del ser humano y exponen en toda su crudeza los límites de la crueldad humana.
El código penal, reconoce el Acoso y el daño psicológico derivado de este. La medicina y el derecho penal han prestado atención a las lesiones físicas de las victimas, pero suelen  hacer caso omiso del daño psíquico, que es una herida para la mayoría de jueces y fiscales, invisible.
Por ello, la evaluación del daño psíquico sufrido en las victimas es importante para planificar su tratamiento médico - psiquiatrico, así como para tipificar los daños criminalmente, establecer una compensación económica adecuada y proporcionada, determinar la contingencia profesional o  el grado de incapacidad laboral y/o minusválida.
Desgraciadamente, los tribunales asignan un valor pequeño al daño psíquico, no sólo porque  se utiliza una baremacion  standarizada de las lesiones corporales, sino porque este es difícil de evaluar por un médico que no sea experto ( perito) en ello.
El daño psíquico producido por una situación de acoso escolar/ laboral
Los acontecimientos generadores de daño psíquico  en una situación de acoso, suelen ser aquellos que amenazan la integridad psicológica ( la desestabilización emocional de la víctima) y la percepción del daño como intencionado.
El daño psíquico se refiere, por un lado a las lesiones psíquicas producidas por los diferentes acontecimientos propios de un acoso , y por otro lado las secuelas emocionales que pueden persistir en la víctima de forma crónica y que interfieren de forma negativa en su vida cotidiana.
Al igual que ocurre en las victimas de un suceso violento, como  señala Echeburúa, se tata de un proceso que cursa habitualmente en fases. En una primera etapa, la persona no es consciente de que está siendo víctima de un proceso de acoso, pero se siente abatida, con sentimientos de incredulidad de lo que está sucediendo y una pobreza de reacción. La víctima se encuentra metida como en una niebla intelectual ( Trujillo, 2002). En una segunda fase, aparecen reacciones afectivas intensas: indignacion, rabia, miedo, con ansiedad y depresión….lo que da lugar a periodos de baja escolar/ laboral. Y por último, y a pesar de estar alejada la víctima del entorno acosador, hay una tendencia a revivir intensamente los diferentes sucesos, con pesadilllas y recuerdos intrusivos, bien de forma espontánea o bien en función de algún estímulo concreto asociado, como puede ser una llamada de la mutua, la interposición de una denuncia a la inspección de trabajo, o  acudir al sistema judicial.
La lesión psíquica es la alteración de la salud mental
La lesión psíquica es la alteración de la salud mental ( los más frecuentes son los Trastornos Adaptativos ansiosos y depresivos)  que sufre una persona como consecuencia de haber experimentado una serie de acontecimientos de maltrato psicológico y que la incapacita significativamente para hacer frente a los requerimientos de la vida cotidiana personal, familiar o social. Esta lesión es MEDIBLE por medio de instrumentos de evaluación adecuados. Esta lesión psíquica da lugar a que la persona se sienta confusa, indecisa, indefensa y con dificultades para controlar su vida y su futuro. Del mismo modo, se puede acompañar de una serie de síntomas tales como insomnio, apatía, disfunción sexual, hostilidad/ agresividad, consumo de sustancias tóxicas, aislamiento social y con dificultades para retomar la vida cotidiana, lo que le puede llevar al suicidio.
Las secuelas emocionales, son cicatrices psíquicas
Las secuelas emocionales, son cicatrices psíquicas. Hacen referencia a la cristalización o estabilización del daño psíquico, es decir, a una discapacidad permanente que no remite con el paso del tiempo ni con un tratamiento adecuado. Es por tanto una alteración IRREVERSIBLE del funcionamiento psiquico habitual, un menoscabo de su salud mental. Suele manifestarse como cambios de la personalidad previa, que dan lugar a un deterioro de las relaciones interpersonales y a una falta de rendimiento en la actividad escolar/ laboral.
El grado de daño psíquico ( lesiones y secuelas) 
El grado de daño psíquico ( lesiones y secuelas) estará mediado por la intensidad y duración de los acontecimientos y de la significación de los mismos y la atribución de intencionalidad, las pérdidas sufridas y los daños colaterales en la familia.
Hay victimas de riesgo y victimas vulnerables
Las victimas de riesgo tienen una cierta predisposición a convertirse en victimas de un delito de acoso escolar/ laboral. Los factores de riesgo aluden a una mayor atracción para el agresor. Estos son: sexo femenino y los discapacitados.

Las victimas vulnerables, son aquellas personas que tienen una vulnerabilidad biológica, es decir innata, como pueden ser las personas atractivas por su inteligencia, su alta dedicación al trabajo, su capacidad de liderazgo, su alto sentido de la justicia….factores de vulnerabilidad que pueden amplificar, a modo de resonancia, el daño psíquico de la violencia psicológica en la víctima.
Como conclusiones añadiré que las situaciones de Acoso escolar/ laboral también son sucesos traumáticos que dejan frecuentemente en las victimas huellas devastadoras y secuelas imborrables, como cicatrices psíquicas, y que hacen más vulnerables a las personas a sufrir enfermedades mentales, en ocasiones muy graves.
El conocimiento del concepto de daño psíquico y la necesidad de su evaluación no sólo en el caso de las victimas de un único  delito violento, sino también de acoso psicológico, no son una cuestión meramente académica, sino de “tratar a las victimas de la mejor forma posible, reparar el daño causado, prevenir la revictimizacion y evitar la creación de nuevas victimas”( Esbec,2000;Garrido, Stangeland y Redondo, 2001).

La prevención primaria y secundaria del daño psíquico en las victimas de Acoso escolar/ laboral es un reto para los médicos tanto de atención primaria como para los psiquiatras y también para los inspectores de trabajo. De este modo, se trata de identificar a las personas de riesgo y de actuar preventivamente sobre ellas, para hacer menos probable el padecimiento de conductas de acoso, así como de detectar a las victimas vulnerables que ya han sufrido una situación de acoso y desarrollar tratamientos específicos de intervención terapéutica y de apoyo social.
Daño Moral
Con la finalidad de diferenciar el daño ya detallado por la Dra. Lázaro y para diferenciarlo del presente me permito indicar que la Sentencia de nuestro Tribunal Supremo de 23 de octubre de 2.015 hace alusión a las sentencias de la misma Sala de 27 de julio 2006, 23 de octubre y 28 de febrero de 2008 , 12 de mayo 2009 y 30 de abril 2010, según las cuáles, es inexacto calificar como daño moral el que tiene relación con la imposibilidad del ejercicio de los derechos fundamentales, integrados en el ámbito de la personalidad, como es el derecho la tutela judicial efectiva, pero precisando que deben ser calificados como daños morales, cualesquiera que sean los derechos o bienes sobre los que directamente recaiga la acción dañosa, 
aquellos que no son susceptibles de ser evaluados patrimonialmente por consistir en un menoscabo cuya sustancia puede recaer no sólo en el ámbito moral estricto, sino también en el ámbito psicofísico de la persona y consiste, paradigmáticamente, en los sufrimientos, padecimientos o menoscabos experimentados que no tienen directa o secuencialmente una traducción económica.

Resulta fácil en este sentido recordar brillantes trayectorias personales que se han visto truncadas, imágenes públicas deterioradas, posibilidades de ascenso castradas, etc.

Nuestra jurisprudencia ha señalado también que puede calificarse de daño moral “La zozobra, la inquietud, que perturban a una persona en lo psíquico”.
Tampoco en este caso resulta difícil pensar en personas que se ven presas en una espiral de inquietud, de incertidumbre, de hipervigilancia

Este letrado defiende la diferencia entre daño psíquico y daño moral, siendo posible la cuantifícación económica del primero por un perito especialista en la valoración del daño, que habrá de ponderar y tener en cuenta los días de padecimiento, la virulencia de los mismos y las posibles secuelas que persisten. Por otra parte sin embargo hemos de valorar el daño moral desde la perspectiva única y humana de la víctima, con sus padecimientos, frustraciones, fracasos, con un contenido mucho más amplio y subjetivo que el anterior.

Autores:
Mayte Lazaro - Psiquiatra Forense y Criminóloga
Responsable del Servicio de Consulta Clínica y Psiquiatría
Julio Mendez
Abogado Experto en Mobbing y Bullyng
Director del Servicio Jurídico de PRIDICAM MobbingMadrid

Envianos tu CONSULTA


viernes, 9 de febrero de 2018

Apoya la campaña de readmisión de Doctora que denuncio su Acoso laboral

Apoya la campaña de readmisión de Doctora que denuncio su Acoso laboral

Apoya la campaña de readmisión de Doctora que denuncio su Acoso laboral

PRESENTACIÓN DE LA CAMPAÑA

READMISIÓN de Rosa, Doctora, que ha acabado con 5 años sin sueldo, sin empleo ni plaza y más de 12 años de sufrimiento; sólo por haber denunciado el deliberado acoso ejercido por su jefe y por querer trabajar en un ambiente laboral sano.
 Esta pretende ser una campaña de visualización del MOBBING en las instituciones públicas y una sensibilización y movilización contra él

PRIDICAM

Apoya esta campaña, que promociona

"HARTAS DE SER ACOSADAS"

Blog sobre el acoso en España

Porque el mobbing existe y está penalizado por ley, pero el gobierno siempre consigue camuflarlo y salir impune.
A Rosa le robaron la plaza de Análisis Clínicos que había ganado por oposición con su sudor.
¡Y todo por haber denunciado ser víctima de acoso laboral!
Después de que Rosa pusiera una querella por mobbing, empezó una batalla jurídica que concluyó con la apertura de dos expedientes a Rosa y la consiguiente inhabilitación de 5 años sin sueldo, sin empleo y sin plaza de trabajo.
Todo empezó en el 2008, cuando tras dos años del inicio del acoso ejercido por su jefe, Rosa comunicó por carta a la –en ese momento- Consejera del Salud (Sistema Aragonés de Salud) que sufría acoso laboral y le pidió también su intervención. La respuesta que obtuvo fue un informe de Medicina Legal de Zaragoza que afirmaba que no existía acoso alguno y donde se insinuaba que sufría trastornos mentales; todo ello sin investigación ni diagnóstico previos.
Al año siguiente Rosa puso finalmente la querella por acoso laboral, que se archivó un año más tarde, en parte debido al informe de Medicina Legal antes mencionado, y sin que hubiera juicio alguno. A partir de ahí, su jefe empezó a contraatacar y consiguió que en 2011 el Salud le abriera el primer expediente disciplinario y, sin llegar a finalizarse éste, le abrieron un segundo expediente.
A día de hoy, y al final de todo este proceso, Rosa ha acabado con 5 años sin sueldo, sin empleo ni plaza y más de 12 años de sufrimiento; sólo por haber denunciado el deliberado acoso ejercido por su jefe y por querer trabajar en un ambiente laboral sano.
Tras haber concluido con los procedimientos legales, todos desestimados, queremos visibilizar el mobbing que existe en Aragón e instar al gobierno a que aplique medidas para evitarlo.
Frente a esta situación, pedimos la readmisión de Rosa y su incorporación como Analista en Fraga al actual Consejero de Salud de Aragón, Sebastián Celaya.
Pedimos, a la vez, difusión y apoyo para poder conseguirlo.
¡Por los derechos laborales y contra el mobbing!
(Grupo de apoyo Rosa)

Carta de petición de AYUDA


Os pedimos a todos los lectores que enviéis un e-mail a la dirección: gabinete.sanidad@aragon.es con el siguiente texto:
Asunto:
¡Basta ya de prácticas de MOBBING en el SALUD!
Texto:
Pido al consejero de sanidad, Sebastián Celaya Pérez, que se deje de utilizar el mobbing contra Rosa Andrés, trabajadora del hospital de Barbastro, que se le readmita en el Laboratorio del CASAR de Fraga y se le deje trabajar en paz.
¡Ayudar es bien fácil! Solo hay que copiar, pegar y enviar.

Envia tu consulta

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ÚLTIMOS ARTÍCULOS